Santa Elena de la Cruz

Mision Visíon

Nosotros, la comunidad parroquial de Santa Elena de la Cruz, Iglesia Católica Romana, potenciada por el Espíritu Santo y nuestro amor para cada uno, como Jesús nos ama, estamos llamados a servir a toda la gente de Dios en nuestra comunidad a través de nuestras obras corporales y espirituales de misericordia.

Nosotros, como comunidad adoradora de nuestra parroquia, vamos a continuar expandiendo las obras de la gracia salvadora de Jesús a través del respeto, la evangelización, la enseñanza, el ministerio a los que estan enfermos y pobres, y tambien sirviendo a los menos y vulnerables entre nosotros, igual como Jesús nos enseñó.

.

 

VIVIR LA LITURGIA
INSPIRACIÓN DE LA SEMANA

Primera Lectura
La lectura de Noé y su Arca nos informan de la alianza que Dios estableció con Noé de nunca permitir otra inundación destructora. ¿Que nos indica está promesa sobre Dios?

Segunda Lectura
Pedro nos cuenta que el sufrimiento de Jesús nos debe llevar a Dios. ¿De qué manera(s) es verdad esto en su vida?

Lectura del Evangelio
Hoy escuchamos sobre la tentación de Jesús en el desierto y sus primeras palabras de su ministerio público. ¿Cómo cree usted que están interrelacionados estos dos eventos?

 La Corresponsabilidad Diaria


Cuando era adolescente, asistí a un retiro Católico y mi vida se transformó. No estaba perdido en mi fe, ni estaba pasando por un momento de mucho dolor, sin embargo esos tres días me llevaron al camino en que estoy hoy. Por supuesto, mis experiencias de fe antes y después de ese fin de semana también tuvieron mucho que ver con la persona que soy. Pero el poder de Dios que sentí en ese momento corto tuvo un efecto tan grande en mi vida, que fue una lente a través de la cual vería al resto del mundo, por el resto de mi vida.

A veces nos hace falta alejarnos del mundo para darnos  cuenta de lo que verdaderamente importa en nuestras vidas. Cuando uno se distancia de su situación, puede ver las cosas más claramente. Cuando uno está sumergido completamente en el mundo es difícil escapar las ocupaciones y el ruido constante de la existencia moderna. Las distracciones están a todo su alrededor y hasta a veces su
capacidad de atención puede ser limitada cuando considera lo que es verdad.

Esta cuaresma, haga tiempo para tomar las cosas más despacio, aléjese del ruido y descanse en los brazos de Dios. Salga al desierto y trabaje en rendir todo su ser, todo lo que tiene y todo lo que será a Jesús. Refleje en los regalos con los cuales Dios lo ha bendecido y discierne las mejores maneras en las que los puede cultivar para la gloria de Dios.  En lo que comienza la temporada, sea consciente del hecho de que este tiempo nunca más lo tendrá. Quizás habrá otra cuaresma el próximo año, pero Dios lo está llamando ahora. --Tracy Earl Welliver, MTS