Estimados Feligreses:

 

Que la gracia, la paz y el amor de nuestro Señor este con todos ustedes.

 

Queridos amigos, empezamos con nuestro nuevo calendario litúrgico con algunas celebraciones muy profundas con la anticipación de la venida de nuestro Señor Jesucristo para salvar a su pueblo. Esta es la esperanza que todos de nosotros tenemos.

 

¿Como nosotros vemos alrededor hoy en día, reconocemos varios eventos trágicos pasando durante meses pasados y nos dio una pausa para pensar y preguntar donde esta la esperanza, cuando hay tantas tragedias de muertos inocentes, terrorismo mundialmente, y varias injusticias al ser humano?

 

Nuestro Tiempo de Adviento, nos mueve emocionalmente, psicológicamente e espiritualmente a una promesa de esperanza para el mundo que es el salvador, un salvador que trae con él mismo la paz y amor que el mundo necesita tan desesperadamente en estos tiempos tan oscuras y difíciles.


Adviento es un tiempo y espacio que tiene algunas realidades tan importantes que Dios salva a su pueblo de sus pecados y los restaura para hacer un pueblo inocente de sus delitos adelante de su rostro. Una señal de Dios que salva y ofrece esperanza en los momentos de temor y oscuridad del tiempo pasado y en nuestros tiempos también.

Este es el tiempo para renovar nuestro camino de vida, cómo podemos hacer esfuerzos para ser mejores cristianos, el Señor sabe que podemos ser. Sí nos esforzarnos para la esperanza, paz y justicia, debemos comenzar primeramente con nuestros corazones e intelectos para que nosotros actuemos con virtud para seguir a Cristo.¡No podemos remover la tragedia humana del mundo, pero sí nosotros somos dedicados a nuestra fe y la ponemos en la práctica, entonces la esperanza, la alegría, y la caridad que tenemos por Dios de unos a otros, puede infundir en el mundo entero y hacernos un pueblo verdaderamente fiel a la venida de nuestro Dios!  ¡Benditos Seas Dios! 

Sinceramente suyo en Cristo,

Reverendo Alonzo M. García, Párroco